7 de jun de 2010

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.
(Juan 14:1).
El aclamado predicador Británico J. H. Jowett creía que la paz interior viene, no de circunstancias tranquilas, sino de un corazón no perturbado. Jowett dijo: "Si escucháramos a 100 personas repitiendo la oración: "No se turbe vuestro corazón", descubriríamos que 99 de ellas ponen el énfasis en la palabra turbe... Yo me inclino a pensar que el propósito era que el énfasis se hiciera en la palabra corazón... El corazón ha de vestirse de una serena soberanía, aún cuando el infierno esté tocando y alborotándose en sus mismas puertas".
Las perceptivas palabrasde Jowett me hicieron preguntarme si estoy gastando más energía tratando de evitar dificultades que dejando que me ayuden a conocer mejor a Cristo. Si es así, voy camino a la frustración y al fracaso.
Jesús dijo a sus discípulos: "No se turbe vuestro corazón" (Juan 14:1). Esto había de prepararlos para el negro día de su crucifixión. Él sabía que ellos podrían pasar la tormenta sólo si confiaban en él a pesar del aparente triunfo del mal.
Hoy podemos centrarnos en los problemas que hay en el mundo y en nuestras vidas, o podemos centrarnos en la victoria que tenemos en Cristo porque a su muerte le siguió su resurrección. Esta maravillosa realidad da un nuevo significado a sus palabras. "En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo" (Juan 16:33).
CUANDO MANTENEMOS NUESTROS PENSAMIENTOS EN DIOS, ÉL NOS DA PAZ MENTAL.
Citas Bíblicas:
Juan 14:1→ No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.
Juan 16:33→ Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

6 de jun de 2010

...Cristo murió por nuestro pecados...

... Cristo murió por nuestros pecados... y ... fue sepultado, y... resucitó al tercer día... (1 Corintios 15:3-4).
Cuando testifico a la gente de Cristo, a menudo escucho esta respuesta: "Yo estoy bien, mi fe es muy firme". Pero nuestra conversación pronto revela que todo lo que tiene es fe en la fe. La fe salvadora genuina se basa en la verdad de la Palabra de Dios.
Cierto predicador aclaró bien esto durante una entrevista en un programa de televisión. Dijo que esperaba la muerte con estusiasmo porque iba a estar con Jesús. Prosiguió explicando que su confianza descansaba en lo que la Biblia dice de la muerte sacrificatoria de Cristo y su resurrección. El entrevistador, un agnóstico que admitó que temía a la muerte, dijo respetuosamente: "Usted no tiene miedo porque sabe algo que yo no sé".Eclesiastés 3:16-4:3 revela la necesidad de tener una fe instruida. Describe el lado desagradable de la vida: la injusticia que hay por doquier y lo inevitable de la muerte (3:16, 18-21). Expresa que quienes no son creyentes, puesto que no ven razón para tener esperanza, deben concluir que la no existencia es mejor que la vida (3:22-4:3). Pero también demuestra la confianza del creyente en que Dios a la larga arreglará las cosas (3:17).
Una fe instruida en la Biblia se centra en Cristo: su muerte, sepultura y resurrección. (1 Corintios 15:3, 4). Sólo esta fe puede dar salvación y consuelo. Y nos da la confianza de que pasaremos la eternidad en el cielo.
SI QUIERES SER SALVO PON TU FE EN CRISTO.
Citas Bíblicas:
1 Corintios 15:3, 4 → (3) Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; ) y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;
Eclesiastés 3:16-4:3→ Eclesiastés 3:16-22. (16) Vi más debajo del sol: en lugar del juicio, allí impiedad; y en lugar de la justicia, allí iniquidad. (17) Y dije yo en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace. (18) Dije en mi corazón: Es así, por causa de los hijos de los hombres, para que Dios los pruebe, y para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias. (19) Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia; porque todo es vanidad. (20) Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo. (21) ¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra? (22) Así, pues, he visto que no hay cosa mejor para el hombre que alegrarse en su trabajo, porque esta es su parte; porque ¿quién lo llevará para que vea lo que ha de ser después de él?
Eclesiastés 4:1-3. (1) Me volví y vi todas las violencias que se hacen debajo del sol; y he aquí las lágrimas de los oprimidos, sin tener quien los consuele; y la fuerza estaba en la mano de sus opresores, y para ellos no había consolador. (2) Y alabé yo a los finados, los que ya murieron, más que a los vivientes, los que viven todavía. (3) Y tuve por más feliz que unos y otros al que no ha sido aún, que no ha visto las malas obras que debajo del sol se hacen.