17 de mai de 2010

No se venden dos pajarillos por un cuarto?

No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ninguno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. (Mateo 10:29).

Alguien ha dicho: "Un pájaro volando despierta la envidia del hombre, pero ver a un colibrí comiendo lo pone a pensar en la grandeza de su Dios".

A los colibríes se les ha llamado "joyas voladoras" o "maravillas que vuelan". Su agilidad y su gracia son verdaderamente fascinantes cuando van revoloteando de flor en flor en busca de néctar. Suelen cautivar a los observadores de pájaros.

¿Sabías que nuestro Padre celestial también es un observador de pájaros? Pero es mucho más que un observador que se maravilla con lo que ha hecho. Más bien Dios conoce, alimenta y observa constantemente a todas sus criaturas (Salmos 50:11; 147:9; Mateo 6:26). Considera cómo usó Jesús esta verdad para tranquilizar a sus discípulos. Les había dicho que los odiarían, los perseguirían y los rechazarían. Luego dijo que ni un pajarillo cae a tierra si no es la voluntad del Padre (Mateo 10:29), y que "ni uno de ellos está olvidado delante de Dios" (Lucas 12:6)). Los discípulos sabían que ellos eran más valiosos que los pájaros (Lucas 12:7), o sea que podían estar seguros de Dios los cuidaría.

Sí, los pequeños colibríes pueden hacer que pensemos que Dios es imponente. Pero las palabras de Cristo nos recuerdan que más allá de la maravilla del genio creativo de Dios está la maravilla de su amoroso cuidado.

SU MIRADA ESTÁ SOBRE LOS PAJARILLOS, Y YO SÉ QUE SOBRE MÍ TAMBIÉN.

Citas Bíblicas:

Salmos 50:11→ Conozco a todas las aves de los montes, y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.

Salmos 147:9→ El da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los cuervos que claman.

Mateo 6:26→ Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Mateo 10:29→ ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.

Lucas 12:6→ ¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios.

Lucas 12:7→ Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

Nenhum comentário: